Tres casos locos de femicidio en la zona norte

En este tiempo de 2018, la zona norte del estado Anzoátegui vio tres casos de femicidio que fueron loquísimos y le movieron la fibra sensible a más de uno en estos lares.

El 31 de enero se dio el caso más conocido por todo el mundo: el de Verónika Corona (16), quien primero fue raptada por Javier Barreto (23) en el Paseo Colón, y luego la mató en el parque La Sirena en Guanta luego que ambos se citaran. El cuerpo de la chica fue encontrado seis días luego ya descompuesto pero se pudo identificar. El mismo Barreto confesó que lo hizo.

La última audiencia en tribunales por esto fue el 28 de mayo donde Barreto se declara inocente, según un patriota cooperante. Se pautó una nueva audiencia pero no hay fecha pa’ eso todavía. El mismo chismosito cuenta que hay un segundo implicado en el beta y se llama Johnathan Quijada Curbata (19 años aproximadamente), primo de Barreto y que está pira’íto. Se dice que Javier hizo amagues en el juicio para dejar que él ese pire, aunque ya tiene orden de captura puesta en su cabeza.

Otro caso arrecho fue el asesinato de tres mujeres a finales de abril pasado: Jetzabeth del Valle Hernández Fuentes, 21 años, y dos adolescentes de 14  y 16 años. A ellas tres las mataron Maigualida del Valle Inimas (39) y Moisés Ochoa (29), ambos tortolitos.

El motivo fue que ellas conocían a un carajo apodado “El Peluca”, quien como que se choreó unos dólares y ellas supuestamente los tenían porque él se los dio pa’ guardarlos.

Pero días después, Polisotillo se lo echó en un frenteo, y en el velorio, las tres fueron llevadas bajo engaño cerquita del río Neverí, donde la pareja las estranguló. Inimas era pariente de “El Peluca” y asumió que ellas tres hicieron matar al tipo pa’ quedarse con los verdes.

El último caso se descubrió el pasado sábado 16 de junio en Cruz Verde. Una criaturita de Dios de 7 añitos que había sido reportada desaparecida 22 días atrás, fue hallada muerta y en muy avanzado estado de descomposición por un monte a 500 metros de su choza.

Quien la mató fue Héctor Reyes Aguache, de 37 años, su padrastro, quien cayó en la cana por esa averiguación y porque intentó rasparse a otras menores. Lo hizo porque la mamá de la niña emigró a Brasil

Tras saberse eso, otros reos ahorcaron al tipo para aplicar su ley, y en venganza, el papá de verdad de la menorcita, al conocer qué le había pasado, mató a tiros a un sobrino de Reyes llamado Franklin Bracho, y justo en ese barrio el mismo día que se supo de la desgracia.

El padre de la menor se fugó y aún no se sabe dónde está.

 

Carlos

You May Also Like