¿Será que la llamamos cejota?

La jevita Anzhelika Protodyakonova le vio la parte positiva a su tragedia, resulta que hace siete años, mientras la muchachona viajaba en un autobús en Yakutsk, República Sakha, en Rusia, Anzhelika llamó la atención de otra pasajera que simplemente no podía dejar de ver sus mamarras cejas. La tipa tomó una foto de ella con las cejas como un teipe y la publicó online, y rápidamente se hizo viral.

Donde la cejotas se hizo conocida como “Bushy Angie” y se convirtió, como por arte de magia, en una popular blogger de moda y una estrella de las redes sociales, en su país natal es un ejemplo perfecto de eso. Y aunque supo que la foto salió burda ‘e fea y se avergonzó al principio, la chama rápidamente vio su nueva popularidad e incluso logró ganarse la vida con ella.

La foto de Anzhelika se hizo internacional e inspiró a famosos bloggers de moda para copiar su inusual aspecto, e incluso publicar tutoriales para que otros hagan lo mismo. Al ver al mundo patas pa’ arriba por sus cejas, Protodyakonova decidió que su estilo loco fuera más allá. Comenzó a hacer que sus cejas fueran aún más grandes, hasta el punto en que tomaron toda su frente.

You May Also Like