Chiquito pero peligroso…

“El que asa dos conejos, uno se le quema. Por un lado, Saúl. Cuerpo definido, con una piel canela que mata, corte casi militar. Varonil por fuera y sensible por dentro. Por el otro: Fernando. Ese tipo de alto flaco que te hace sentir cómoda entre sus brazos. Cabello grueso, oscuro. Cara de bohemio despreocupado. Lo que da miedo no es acercársele, sino que te guste demasiado. Hay otro problema: las confusiones. A eso voy.

*Papelón
Dormí con Saúl. Cuando abrí los ojos, vi su rostro medio iluminado por el gris matutino de este invierno.
—¿Quién es Fer? —preguntó sin anestesia.
Yo no sabía si seguía dormida. Me concedí tres segundos para pensar mi respuesta tragando saliva.
—¿Qué?  ¿Quién? —pregunté. Saúl y yo salimos anoche y luego vinimos a mi casa. Para no entrar en detalles, cogimos. Teníamos tantas ganas de comernos que lo hicimos hasta quedarnos dormidos. Todo muy bien, pero esta mañana, al parecer, empezaría el interrogatorio.
—Anoche, mientras hicimos el amor, me llamaste Fer —dijo Saúl con tono de Ministerio Público.
Mentir, en estos casos, enreda más las cosas, así que dije la verdad. Para mi sorpresa, se lo tomó bien, aunque de inmediato se puso de pie y se fue.
Ni cuenta me di del momento en el que le dije Fer. Además, no le habrá molestado tanto, porque seguimos tirando. Así que, si me traicionó el subconsciente, no supe cómo ni cuándo. Alguien enojado no sigue cuchiplanchando cuando le llaman con otro nombre, así que hice concha y seguí con mi día.

*Pasado pisa’o
Entonces me habló Ramiro. Solo faltaba escucharle tres palabras para notarle el acento llanero. ¿Cómo es que dice el dicho? ¿Lo mejor viene en frascos pequeños? No soy quien para juzgar, pero Ramiro parecía confirmar esta teoría popular. Como lo saben mis cliente, yo soy un chichón de piso, así que por lo regular mis clientes son más altos que yo. Ojo: Ramiro no es enano. Digamos que es casi de mi estatura cuando me quito los tacones.
Me contó que todos en su familia son bajitos y que está acostumbrado. Yo le masajeaba los hombros, mientras me seguía contando cosas. De pronto, pateó sus zapatos por el aire, se desabotonó la camisa y se desabrochó el cinturón. Se me lanzó encima como un pequeño guerrero y empezó a manosearme y besarme muy apasionadamente. No había más tiempo que perder. Sus manitas calenturientas se deshicieron de mi ropa en un santiamén.
Ramiro se bajó el bóxer y me mostró lo suyo. Todo proporcional. Su pene, como él, también estaba pequeño. No tipo microscópico, como hay algunos, pero sí abajo del promedio.

*Calentura
Me encantan los hombres que no se intimidan por nada. Y él sonriendo, me advirtió que era chiquito, pero picoso. Se puso un condón y se me abalanzó encima como fiera en celo. Olía delicioso. Su pene, aunque corto, estaba gordo e hinchado. El grosor no es algo que debe subestimarse en la anatomía masculina. Se puso detrás de mí y me levantó una pierna con agarre viril. Sentí el arrimón en mis nalgas. Su aliento en mi oreja hizo que empezara a excitarme rápidamente.

Arqueé la espalda y él introdujo sin problemas su miembro. Fue más de lo que me esperaba. Tenía algo. No llegaba precisamente a los sitios donde debía llegar, pero rozaba con entusiasmo y se movía como ninguno. Me imagino que Ramiro ha aprendido a trabajar eficientemente con las herramientas que la naturaleza le dio.
—Oh, sí, Ramiro —gemí mordiéndome los labios.
Eso le dio más brío y empezó a machacarme. Mis nalgas eran azotadas por su abdomen.
La cama rechinaba bajo nosotros. Me lamió el filo de la oreja, me besó el cuello, me acarició el cabello, me penetró una y otra vez, sin contemplación. Se agarró tan duro como pudo y empezó a moverse cada vez más rápido. Lo hacía muy rico y con mucha personalidad. Se aferró a mi cadera y se colocó encima de mí. Yo quedé boca abajo y con las piernas abiertas.
Él levantó el torso y apoyó un pie en el colchón. Mojadita y al borde del delirio, empecé a tocarme el clítoris para ayudarme en la faena. No tardó en sentir bullir ese hervor dentro de mí, justo cuando la respiración de Ramiro se acelera y empieza a empujar, a gruñir y a retorcerse de placer hasta estallar al mismo tiempo que yo.

*Desahogo
Después del sexo conversamos. Como me sentí en confianza, le conté de Saúl, de Fernando y de mi metida de pata de anoche. Nos reímos, pero me dio un buen consejo. Salir con dos nunca es bueno. Siempre es mejor decidir. Si yo pienso en otro, cuando estoy con alguien, es un mensaje de mi subconsciente sobre dónde está mi interés. Si a la persona que, durante el amor, le llamo de otra forma no le importa como para parar, es un mensaje de su subconsciente. Sólo eso me dijo. No para que con eso decidiera, pero sí me puso a reflexionar.Ya me habían dicho que me cuidara de los chaparritos. Ramiro me encantó, ojalá vuelva a llamar pronto.

Besos. sandrita

You May Also Like

Más recientes

bmw-5

Sepultó a su pure con un BMW que no pudo disfrutar en vida

Un convive en Nigeria, llamado Azubuike, le había prometido a su pure que le regalaría una elegante nave que además fuera veloz, pero la muerte lo sorprendió antes que pudiera ...
Leer Más
perros

Prohíben matar perros pa’ comer su carne en Corea del Sur

Matar a los perros por su carne es ilegal, según el fallo de un tribunal en Corea del Sur, donde los defensores de los animales creen que la decisión podría ...
Leer Más
1474899085_577037_1474910006_noticia_fotograma

George y Amal Clooney donan 100 mil verdes a centro de apoyo niños migrantes

El panita George Clooney y su pechuga, Amal, donaron junto a su fundación 100.000 dólarucos a Young Center, una entidad que apoya a niños inmigrantes en Estados Unidos que han ...
Leer Más
georgina-rodriguez-cristiano-ronaldo

La novia de Cristiano Ronaldo ¿preñá’ de nuevo?

En los últimos días, la Georgina Rodríguez y el panita Cristiano Ronaldo han sido noticia en diferentes medios de comunicación por un sinfín de razones. Desde el grandioso desempeño en ...
Leer Más