Sexo con lo suyo duro…

Jaime es un cliente hiperactivo. Siempre que lo veo tiene mucho trabajo y está pegado del teléfono. Yo estaba recostada, con mis pies sobre sus rodillas, mientras él hablaba de esto y aquello con alguien de su oficina. Daba instrucciones. Era firme, pero no grosero. Me parecen muy sexys los hombres así. Yo lo miraba como quien mira un monólogo de teatro, una puesta en escena.

*Escenas
Personaje: hombre cuarentón, castaño claro, poquita papada, ojeras de rumbero y labios de buen besador. Escenario: motel de Mérida, fría tarde de finales de diciembre. Jaime sostiene su cel con el hombro y la mejilla, mientras me masajea los pies. Le gusta apretarme los dedos por los lados, muy suavecito, como si jugara con plastilina. Estoy acostada y no sé por qué, pero me siento como una reina. Estiro los brazos y me miro las uñas. Espero que el hombre termine su conversación para nuestro segundo round.

La primera escena de nuestro encuentro la terminamos en el piso, revolcándonos como coyotes sobre la arena del desierto. Le mordí un hombro cuando ya no pude aguantar más y él gritó o gimió de dolor o placer o  ambas cosas. Se había echado un baño y vuelto a la cama para encontrarme como estoy. Entonces le dio por hacerme masajitos en los pies, su debilidad. Dato curioso: Jaime tenía una novia a la que no le gustaba que le tocaran los pies. Que ni se le acercaran, que ni les tomaran fotos. Le chocaba que Jaime tuviera ese fetiche con los pies. Él es un hombre culto y un buen empresario. Habla hasta por los codos, eso sí. Lo estoy conociendo y ya me sé parte de su vida. En su posición, sentado recostado contra el tope de la cama, su vientre se abulta un poco.

Por fin cuelga.
—¿Todo bien? —pregunto apoyándome sobre mis codos.
—See —asegura confiado.
Entonces hace algo que me desorbita. Agacha la cara y me huele los pies. Profusa, honda e intensamente.
—¿Qué pasa? —brinco yo con algo de cosquillas.
—Ese olor… —dice suspirando.
No sé si sentirme mal o bien. Yo me cuido muy bien y procuro estar siempre bella y perfumada de cabo a rabo.
—¡Óyeme! Pero si no huelo a nada —Reclamo segura de mi higiene.
—Exacto —dice Jaime— Exacto.

*El desquite
Segunda escena. Rodando. Jaime viene hacia mí con un objetivo fijo: estamparme un buen beso con esos labios carnosos y jugosos, que han de estar así por lo tanto que habla. Sus manos abarcan mi cintura en cuestión de segundos. Su abrazo es decidido, sin titubeos.  Abro las piernas y hundo mis dedos en su cabello. Nos besamos apasionadamente, como animales. Su lengua cálida y húmeda estrangula la mía, ahogándola y saciándola al mismo tiempo. Mi piel se pone de gallina cuando desliza las palmas de su mano por mis curvas, por mi cadera, mis nalgas, mi espalda. Siento el vapor de su aliento en mi oreja y un torbellino de cosquillitas me recorre de pies a cabeza. Me aferro a él, rodeándolo con mis brazos por el cuello. Nuestros cuerpos se funden. Su pene está duro, gordo y tiene vida propia. Lo siento empujar entre mis piernas, abrirse camino. Está caliente, está mojadito, está palpitando.
—Métemelo ya, por favor —le digo al oído.

Jaime se pone el condón. Me besa una vez más, como para la buena suerte, y me penetra. Siento el destello de un contacto eléctrico. Primero lo hace suavemente, empujando poco a poco cada centímetro de su miembro. Estoy tan húmeda que el resto es fácil. Empieza a agitarse sin compasión, concretando su esfuerzo en la entrepierna.
Rodamos por la cama, nos besamos en el cuello, entrelazamos nuestros dedos para afincarnos el uno contra el otro. Yo meneo la cadera cuando termino encima de él, despachándome a diestra y siniestra. Él afinca los pies y se alza, taladrándome desde abajo hacia arriba, una y otra vez. La cama tiembla con nuestro vaivén.

*Explosión
Me toma por la cintura y grita de placer, dándome su herramienta hasta el fondo. Sus dedos marcan mi piel. Jaime tiene el rostro rojo y está empapado en sudor. Respira, exhala e inhala. Jadea, gime, gruñe. Es raro y sexi. La gente hacemos ruidos muy raros en los orgasmos.  También, a mi manera, estoy a punto de estallar. Arqueo la espalda cuando lo siento pulsar dentro de mí. Abro más las piernas. Lo siento en mis entrañas, en lo más hondo de mí. Jaime tira la cara hacia atrás, arruga el ceño y lo deja salir todo, a chorros.

Caigo rendida sobre su pecho. A pesar del clima afuera, estamos acalorados, pero no nos importa. En eso suena su celular, pero él está en otra parte. Menos mal que no atiende, porque no me quiero mover.  Luego de esa sesión y de camino al aeropuerto, para ya regresar a Puertorro me pongo cremita de cacao en los labios. Hay que cuidar los labios del frío y sobre todo en estos días tan cambiantes de temperatura. Estoy en casa. Salgo arrastrando mi maleta cuando veo a Fernando entre quienes esperan a los viajeros que llegan. Sabía que iba a llegar como a estas horas, pero no habíamos quedado de vernos, no esperaba que me diera esa sorpresa. ¿Esto es real?, me pregunto mentalmente. No sé y no me importa.

Camino hacia él sonriendo.

Nada como un cálido abrazo de bienvenida.

Besos. sandrita

You May Also Like

Más recientes

19436226_245388439282752_5634645746847318016_n

Fanáticos preocupa’os porque “Kerly ‘ta flaquita”

La mamirruky Kerly Ruiz regresó este lunes a las pantallas venezolanas, luego de un pequeño descanso por el nacimiento de su retoño Gail. La mujer llegó a los pasillos de ...
Leer Más
serana_williams_elfarandi4

Serena posa en pelotas y con chamaco en panza

La mamirruky tenista gringa Serena Williams, preñá de más de seis meses, posó en pelotas para la última edición de la revista Vanity Fair, a la que concedió una extensa ...
Leer Más
guaros1.jpg_1294740042

Guaros da la segunda estocada

Este lunes el equipo Guaros le dio la estocada a Marinos de Anzoátegui con marcador de 96-94, en el primer juego de la gran final de la Liga Profesional de ...
Leer Más
095 (1)

Terror tras la aparición de sendos tiburones desmembra’os

La comunidad científica y la población local de las costas de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se puso más pila que nunca tras la gran aparición del cuarto tiburón blanco completamente ...
Leer Más