Duro como un muerto…

Cuando recibí la llamada de Jaime, sentí un escalofrío. Un respiro de hielo seco recorrió mi espina dorsal como una caricia en la oscuridad al escuchar su voz. Era grave y lejana. Como con eco. Quería un servicio completo. Le expliqué y respondió con un simple, bien.

Esa tarde me sentía como dentro de una pesadilla. Además del frío inclemente, el cielo estaba encapotado y algo medio fatídico se percibía en el aire. Mientras pasaba el jabón por mis piernas, tuve un pálpito y empecé a temblar, pero de inmediato ese susto injustificable se tornó en un deseo muy potente.

No sé por qué, pero no me sentía con ánimos para manejar. Así que llamé un taxi.  A una cuadra del motel, paramos en una luz roja y el taxista aprovechó para contarme una historia sobre ese motel.

*Miedito
Según él, hace años un funcionario del Gobierno pagó una habitación para pasar la noche con su amante, una chica menor que él. Estaban dándose la gran vida y cogiendo como conejitos cuando al míster se le blanquearon los ojos, se le trancó el pecho y dijo chaolín. La chica, que todavía estaba meneándose encima de él, llamó aterrada a los del motel, quienes llamaron a la policía y… bueno, el escándalo se cuenta solo. Dicen que desde entonces el carajo aparece una noche al año para espantar a los cachuos y acabar lo que no pudo antes de que su vida terminara.

Bajé e hice sonar mis tacones hasta la recepción y ubiqué la habitación donde estaba mi cliente. Jaime abrió la puerta como si fuera un sarcófago. Era un cincuentón con rasgos guapos. Tenía una mirada felina, sostenida en el momento por su rostro sin expresión. Era alto, delgado y fuerte. Se quitó la ropa, toda negra, sin mediar más palabras. Me dijo que tenía tiempo sin tener sexo y me dijo qué quería hacer. Todo era razonable, así que no tuvimos mayor problema. Me desvestí y me acosté junto a él.

*al grano
Sus caricias me maravillaron, sus manos de dedos largos, su ansia encarnada, sus brazos largos cubriéndome. Mi corazón galopaba en mi pecho, pero en el de él ni se sentía. Lo que sí sentía era su pene. Era una estaca de considerable tamaño, grosor y dureza. No había mucho más qué decir, así que le coloqué el condón y cuando iba a montármele encima para hacerlo estilo vaquerita, me tomó por las muñecas, se reacomodó en la cama y me hizo acostarme boca arriba. Abrí las piernas y lo vi a los ojos. No parpadeó.

Me metió el miembro entero sin respirar. Se agarró a mis pechos con sus dedos fríos, pero con su pasión caliente. Me lamió los pezones con la punta de su lengua, me mordisqueó el cuello y los hombros. Olió mi cabello y gimió bajito, como si gritara desde muy lejos, desde el mismo infierno. Mi entrepierna húmeda y tibia se sentía como un umbral de impulsos. Una cosquilla general recorría mi piel, mi cuerpo temblaba.

Jaime levantó el torso y me detonó con más agite de su cadera. Me tomó firmemente por la cintura, me alzó una pierna para apoyarla en su hombro y me incrustó divinamente su sexo gordo y palpitante, sin parar, una y mil veces. Me mordí los labios, apreté la garganta, gruñí extasiada. Sentí algo muy caliente bullir en mí. Algo volcánico, como lava espesa que lentamente trepaba por mis entrañas, por mis venas. La cama se estremecía con nuestro vaivén. Jaime no decía nada, pero sus ojos eran muy elocuentes. Se veían diferentes. Lucían más vivos. Cogimos así por casi media hora, hasta que nos corrimos exhaustos y como en trance.
Besos. sandrita

You May Also Like

Más recientes

Cabezal

Existen árboles que cambian de sexo por estrés

El Fortingall, ubicado en Perthshire, es el árbol más vejuco del Reino Unido, se estima que tiene entre tres mil y 5.000 años. Se trata de un espécimen de un ...
Leer Más
ABRE

COMO UN COLADOR

De múltiples impactos de cohetes fue asesinado un joven de 25 años de edad, la madrugada de este jueves en un local nocturno situado en la avenida Francisco de Miranda ...
Leer Más
cierre

Padres piden insumos para el hospital de niños

Al menos unos 50 panitas trancaron, en horas de la mañana, la Vía Alterna de Barcelona en forma de protesta pa' solicitar a los mandamás que suministren materiales para atender ...
Leer Más
abre 1

Los convives de la calle Santa Bárbara viven entre tegua

Convives de la calle Santa Bárbara en el sector Madre Bella de Barcelona, no aguantan seguir viviendo entre el basurero acumulado, debido a que el aseo urbano no transita por ...
Leer Más