“¡Tócame!”, me ordenó…

La primera vez que Gustavo y yo nos acostamos, él solamente sabía del sexo, gracias a los favores chaqueteros de su mano derecha.

Estaba recién graduado de un doctorado y a punto de meterse en  los negocios, como su padre. Era un hombre tímido de treinta y pocos años, no feo ni guapo, con sobrepeso, pero tan inseguro y tan introvertido que a esa edad seguía virgen.

La pasamos de maravilla. Lo hizo muy bien, sin la torpeza de los primerizos. Se dejó llevar y sacó en mi cuerpo los besos, las caricias y la pasión de un hombre más experimentado. Me gustó.

Nos vimos varias veces en esa época. Tenía un estilo gracioso: cabello desordenado con una incipiente calvicie, de esas que no sabes si está un poquito pelón o tiene la frente muy grande, siempre usaba playeras de súper héroes que hacían destacar su barriguita y hablaba de películas raras y videojuegos. Era un nerd encantador. Nos dejamos de ver cuando se enamoró y consiguió novia.

*Reencuentro
Volvió a llamarme algún tiempo después. Su novia lo había terminado y estaba con el corazón maltratado, pidiéndome primeros auxilios. Esa noche, Gustavo estaba cambiado, ya metido de lleno en los negocios, con otro peinado, otra manera de hablar. En el sexo fue más apasionado. Se notaba que ya sabía lo que tenía y lo que quería hacer. Lo hicimos salvajemente.

Había pasado mucho tiempo desde esa última vez que lo vi, pero me llamó la semana pasada. Los cambios han sido impresionantes. Decidió ponerse mamado y se inscribió en un gimnasio. También se hizo un estilo más moderno, trae la cabeza rapada. Sigue con sus aficiones de nerd, pero de manera discreta.  —¿Tienes novia? —le pregunté con  inocencia. Se le torció la cara e hizo ese gesto con la mano que quiere decir “más o menos”. Resultó que la chica que lo había dejado hace unos años, el amor de su vida, como decía él, estaba de nuevo en ella. Él ya la había olvidado. Pero bien se sabe que donde hubo fuego, cenizas quedan.

*A lo que vinimos
¡Gustavote! Estaba encarpado, con la pala en ángulo, venosa y los aguacates colgando con todo su peso. El gimnasio estaba funcionando. Yo lo esperé sentada en la cama. Se me acercó desnudo, despampanante, y me pidió las manos. Alcé la vista y entreabrí los labios. Me tomó por los brazos y me acarició lentamente, hasta tomarme por las muñecas. Me besó, una primero, luego la otra. Me besaba muy tiernamente, como dándoles calor, apaciblemente. Luego se colocó el condón y me alzó con sus brazos fornidos. Sus manos se imprimieron en mis nalgas. Abrí las piernas en pleno vuelo y apoyé los talones en su cadera. Me agarró bien por la cintura y empujó lentamente al principio. Yo sentí que me atravesaba palmo a palmo. Mis pezones encontraron en sus labios tibios un punto de contacto. Podía sentir la corriente cosquilleándome sobre la piel cada vez que, con su lengua, me hacía circulitos en los senos.

Se movía con ahínco, enterrando su miembro, cálido, húmedo y duro en mí. Rodamos por la cama y terminé encima de él. Me agarró de nuevo las muñecas y, con una sola mano, las unió detrás de mi espalda. Con la otra atrapó una de mis tetas y empezó ahora sí a darme candela pura. Yo gemí, él también. No queríamos parar. Acabamos al mismo tiempo, exhaustos y en trance.

Besos. sandrita

You May Also Like

Más recientes

19436226_245388439282752_5634645746847318016_n

Fanáticos preocupa’os porque “Kerly ‘ta flaquita”

La mamirruky Kerly Ruiz regresó este lunes a las pantallas venezolanas, luego de un pequeño descanso por el nacimiento de su retoño Gail. La mujer llegó a los pasillos de ...
Leer Más
serana_williams_elfarandi4

Serena posa en pelotas y con chamaco en panza

La mamirruky tenista gringa Serena Williams, preñá de más de seis meses, posó en pelotas para la última edición de la revista Vanity Fair, a la que concedió una extensa ...
Leer Más
guaros1.jpg_1294740042

Guaros da la segunda estocada

Este lunes el equipo Guaros le dio la estocada a Marinos de Anzoátegui con marcador de 96-94, en el primer juego de la gran final de la Liga Profesional de ...
Leer Más
095 (1)

Terror tras la aparición de sendos tiburones desmembra’os

La comunidad científica y la población local de las costas de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se puso más pila que nunca tras la gran aparición del cuarto tiburón blanco completamente ...
Leer Más